La historia de Megan

Megan Campeau es una estudiante de posgrado que estudia trabajo legal, una defensora y una sobreviviente de una agresión sexual en un campus universitario.

Como parte del viaje de divulgación de Megan, dice que encontró reacciones tanto de apoyo como de falta de apoyo. Al vivir en Arizona, donde asistió a la Universidad del Norte de Arizona (NAU por sus siglas en inglés), y lejos de su familia que la apoyaba, Megan encontró una fuente inesperada de apoyo en el trabajo. Durante el tiempo de su investigación en la universidad, trabajó en una cafetería donde tuvo una conversación muy conmovedora con una cliente que le mostró a Megan empatía y aliento, y le aseguró que la justicia estaba a su alcance. Este encuentro se convirtió en un momento crucial para Megan y durante todo el proceso de investigación, los controles y cuidados continuos de la mujer le brindaron a Megan un profundo sentido de esperanza y apoyo.

"Tener a una completa desconocida cuidándome durante la investigación mientras también pasaba por una experiencia similar realmente me ayudó", dijo Megan. "Fue una prueba viviente de que iba a estar bien".

Durante la investigación en el campus, Megan fue entrevistada por el periódico estudiantil, The Lumberjack. Aunque no estaba segura de cómo reaccionaron los lectores, quería crear conciencia sobre lo que creía que era una respuesta inadecuada y poco solidaria de su universidad y, al mismo tiempo, compartir su historia para brindar la esperanza a otros.

Antes de que se publicara el artículo, Megan habló sobre el asalto en un evento de reclutamiento de Greek Life. Durante el evento, las niñas de su hermandad y de otras hermandades compartieron historias similares.

"Un grupo de chicas de mi hermandad estuvo allí la noche [de la agresión sexual] y me encontraron y me ayudaron", dijo. "Agradezco a Greek Life por eso; tenía una red de hermanas que me apoyaban".

Megan también lidió con la realización de que algunas personas que estaban a su alrededor en el evento de reclutamiento podrían estar relacionadas con el agresor. Mientras leía su historia a la audiencia, no pudo evitar preguntarse si alguien en la sala conocía a los amigos del agresor o tenía una conexión personal con él.

Megan también tuvo interacciones con defensores a los que creía que estaban ofreciendo apoyo, pero más tarde sospechó que no tenían sus intereses en mente. Esta sospecha dañó aún más su fe en los sistemas establecidos para abordar la violencia sexual en el campus. Megan cree que "lagunas jurídicas y legislaciones vagas" no dieron lugar a ninguna acción contra el agresor, y señala la diferencia entre la capacitación en consentimiento requerida para todos los estudiantes de primer año y la respuesta de la universidad después de que ocurriera una agresión. Hoy en día, Megan aboga activamente por tomar medidas para lograr un cambio significativo y quiere que otros conozcan el poder de la divulgación.

"Cuando finalmente te sientas listo/a para compartir tu historia, no te sorprenderá saber que no estás solo/a", descubrió Megan.

"Al menos sé que si alguien está pasando por esa misma experiencia en NAU mientras está en la universidad, o si no está seguro de qué hacer después de experimentar una agresión sexual, puede ver mi historia y saber que hay personas que realmente se preocupan y que otros han estado en su posición", dijo Megan.

La historia de Megan provocó protestas y generó conversaciones en el campus sobre la demanda de más apoyo para los sobrevivientes. Para Megan, ver el impacto de su historia y presenciar la lucha por el cambio fue profundamente sanador.

"Pude recuperar mi historia", dijo. Y el mensaje de Megan a los sobrevivientes es claro. "Ningún sistema, institución u opinión de una persona puede determinar el valor de tu historia. Tu historia siempre será una valiosa oportunidad para abogar por ti mismo/a y aprender a amar la fuerza que quizás no sabías que tenías antes. Tu historia siempre te pertenecerá".

 

Think you can’t change a law? Think again.

Take Action

RAINN supports more than 800 survivors a day. You can help us support even more.

Help a Survivor