Historia de Forrest

To read in English, click here

Forrest Lang es un padre, veterano militar, artista de tatuajes, autor y sobreviviente de abuso sexual infantil (ASI). Su historia es la de sobrevivir a la falta de hogar, al abuso sexual por parte de un miembro de la familia y a la violencia sexual dentro del sistema de hogares de guarda.

Cuando Forrest Lang tenía 12 años, fue sacado de la casa de su familia biológica después de sufrir años de abuso y fue colocado en un hogar de acogida. Allí, su madre de acogida lo acosó sexualmente hasta que tenía 16 años.

"Ella intentó matarme en un asesinato-suicidio", relató Forrest a RAINN. "Y luego viví en la calle, sin hogar".

Forrest se unió al ejército a los 18 años como ayudante médico de la Armada. En un retiro de crecimiento espiritual dirigido por el ejército, al que asistió dos años después de su servicio, compartió su historia por primera vez.

"Estábamos sentados en un círculo y animaban a las personas a compartir experiencias traumáticas", dijo. "Los capellanes nos dijeron que levantáramos la mano si lo mismo nos había sucedido. Alguien dijo que había sido abusado, y levanté la mano. Preguntaron si nos habían golpeado, y levanté la mano. Abandonado, levanté la mano. Hambriento, levanté la mano. En cuidado de acogida, levanté la mano. Mi amiga Maryam estaba conmigo, poniendo su mano en mi hombro cada vez que levantaba la mano".

"En el descanso, un miembro del personal me apartó y preguntó: '¿Necesitas tanta atención? Estas personas están tratando de sanar, y nadie ha pasado por tantas cosas'. Le conté a mi amiga Maryam lo que el miembro del personal había dicho. Ella fue directamente hacia la persona del personal, le gritó y me defendió. Nadie nunca me había defendido de esa manera. Fue un hito importante en mi proceso de recuperación."Nunca antes nadie me había defendido así. Fue un hito enorme en mi recuperación".

Forrest fue enviado a Irak en 2004 con la Compañía Lima 3/24 como un Médico de Línea (médico de combate), donde comenzó a tatuar. Después de recibir una baja honorable, buscó una carrera como artista del tatuaje e intentó dejar atrás su pasado.

En 2016, al intentar solicitar un pasaporte para una aventura en Islandia, Forrest contactó al Departamento de Salud Pública de Nueva York para obtener un nuevo certificado de nacimiento. Allí, se enfrentó a una verdad impactante: no existía ningún registro de un "Forrest Lang". Forrest dijo que se dio cuenta de que había sido adoptado por un padre de acogida pedófilo que buscaba evadir la supervisión de los Servicios de Protección Infantil. Esta comprensión avivó recuerdos que él deseaba superar: recuerdos inquietantes de un pasado enterrado de violación, hambruna, pobreza y abuso.

Sacudido hasta lo más profundo de su ser, Forrest reconoció la necesidad de ayuda profesional.

"Llamé a la Línea de Ayuda Nacional de Abuso Sexual que encontré en el sitio web de RAINN", dijo. "No recuerdo la conversación, pero sí recuerdo cómo me sentí. Era evidente que me creían; la persona en la línea directa mostró empatía y me reconoció. Fue muy útil, y sentí que me escuchaban. No estaba solo".

Durante los siguientes cinco años, Forrest comenzó a escribir. En ese tiempo, completó una conmovedora y transformadora autobiografía titulada "Angel of Blue, A Song of Redemption" (Ángel de Azul, Una Canción de Redención), narrando su viaje de fortaleza y esperanza desde ser un niño de crianza sin hogar hasta encontrar la redención en Irak.

A medida que Forrest continuaba compartiendo su historia a través de la escritura y en retiros, fue invitado a compartirla con 1,000 miembros del servicio militar. Forrest reflexionó sobre esta oportunidad de hablar y dijo: "Estaba lleno de propósito, humildad, terror y determinación. La audiencia me ovacionó de pie, y un miembro del servicio se comunicó conmigo a través de las redes sociales, diciendo que estaba pensando en intentar suicidarse y que creía ser el único que había experimentado un trauma sexual significativo en la infancia. Me dijeron que la charla les cambió la vida".

Cuando Forrest dejó el servicio, comenzó a explorar un camino hacia el crecimiento post-traumático, la recuperación y la sobriedad.

"El crecimiento post-traumático se parece a levantarme, cepillarme los dientes, ducharme, ir al médico, hacer ejercicio, tener un pasatiempo y practicar el amor propio", dijo Forrest. "También implica mantenerme sobrio, servir a los demás, estudiar, escuchar podcasts o leer literatura inspiradora, contribuir dinero a una causa que apoyo y practicar el reconocimiento hacia mi cachorro, las personas en mi vida o incluso mi carrera. La gratitud es un superpoder. También practico la oración y las afirmaciones; creo que cada palabra que pronuncio es una poderosa oración y que mi cuerpo y mi vida seguirán lo que sale de mi boca".

Lo que Forrest encuentra más útil en su proceso de sanación incluye "estar abierto a aprender sobre la recuperación del trauma, paciencia, explorar la meditación, mantenerse sobrio, nunca rendirse incansablemente, descubrir el valor de sentir lo que yace bajo la ira, cuidado personal, formar una comunidad, establecer límites, terapia, perseguir sueños y permitirme el espacio para sanar".

El mensaje de Forrest a los sobrevivientes es claro: "Te escucho. Te veo. Te creo. Sucedió. Realmente fue tan malo. No estás solo".

Think you can’t change a law? Think again.

Take Action

RAINN supports more than 800 survivors a day. You can help us support even more.

Help a Survivor